Viajes largos en avión: cómo entretener a los niños

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el "análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Viaja tranquilo con nosotros

Viajes largos en avión: cómo entretener a los niños

jueves, 04 de febrero de 2016

Viajes largos en avión: cómo entretener a los niños

Te explicamos cómo hacer que un vuelo largo sea divertido para los más pequeños, y todos los preparativos que has de tener en cuenta.

Preparación para el vuelo

· Ropa: procura que los niños vistan con ropa suave y suelta. Así estarán mucho más cómodos durante todo el vuelo, y les será más fácil conciliar el sueño.

· En el aeropuerto: puedes aprovechar los tiempos de espera en el aeropuerto. Recorre el recinto con los niños y deja que jueguen y estiren las piernas; que gasten su energía en las cintas transportadoras y las puertas de embarque vacías. Eso sí: mantenlos vigilados en todo momento.

· Antes de embarcar: Haz que los niños vayan al baño??? antes de embarcar. Probablemente tengan que hacerlo también en el avión, pero puedes retrasar ese momento si los llevas con antelación, aunque te digan que “no tienen ganas”.

· Explícales la aventura con antelación: Los niños deben entender lo que va a suceder en esta aventura. Explícales cómo va a ser el control de seguridad, el embarque y el vuelo en sí. Puedes hacer que entiendan el viaje como una gran aventura, en la que son agentes secretos en una misión internacional.

Cuándo y cómo volar

· Los niños tienen unos ciclos de sueño muy férreos, y esto es algo que puedes aprovechar. Si el vuelo es de noche, los peques permanecerán dormidos durante casi todo el trayecto.

· Procura conseguir asientos en la primera fila. Estas plazas suelen ser más caras, pero a cambio dispondrás de más espacio, algo fundamental para los niños en un vuelo largo. 

· Asimismo, reserva asientos de ventanilla. Será una distracción perfecta para los chavales, sobre todo si les explicas todo lo que ven desde ella.

· Lleva contigo una provisión de comida para el vuelo, preferiblemente comprada en el aeropuerto, para evitar que te puedan retirar algo en el control de seguridad. 

· Incluye leche (que tiene un ligero efecto sedante), agua y zumos, pero evita los refrescos con cafeína o muy azucarados. Y para “picar” durante el vuelo, dales un capricho: aperitivos, galletas, pastelitos y alguna chuchería, siempre con moderación.

Juegos durante el vuelo

· Lleva contigo aparatos electrónicos. Puede que la película que pongan durante el vuelo no sea del gusto de los niños; pero con un Tablet pueden ver otras opciones, entre ellas muchos episodios de sus dibujos preferidos e infinidad de juegos.

· Aprovecha la experiencia del vuelo y juega con ellos a los pilotos. Simula que están a los mandos del avión, y que son los encargados del aterrizaje y el despegue. Este juego también contribuirá a que no estén nerviosos en esos momentos.

· Lleva contigo un buen arsenal de juguetes. Que prime la variedad sobre la cantidad: su peluche favorito, muñecas o figuras de acción, y libretas y lápices de colores para que se diviertan dibujando. ¡Pídeles que hagan un dibujo del avión!

· Incluye sorpresas en tu equipaje de mano, para dárselas a los niños durante el vuelo: libros de sus personajes más queridos, cuadernos para colorear, un videojuego nuevo o un DVD para que lo disfruten a lo largo del trayecto.

Ten en cuenta al resto de viajeros

Los viajes muy largos pueden agotar la paciencia de los niños, la cual es de por sí limitada. Puede que se enfaden, lloren o traten de llamar la atención, con comportamientos que tal vez sean molestos para los demás viajeros.

Al igual que debes explicarles los pormenores del viaje, también has de hablarles sobre el respeto al resto de pasajeros. Sin llegar nunca a asustarles, háblales de cómo los pilotos “se pueden enfadar” si hacen demasiado ruido o son revoltosos.

No dudes en ser agradable y sonreír a tus ‘vecinos’ de asiento. Que vean que eres consciente de la situación al realizar un vuelo largo con niños. La simpatía es el mejor recurso en estos casos.

Atención al dolor de oídos

La presión atmosférica cambia durante el despegue y el aterrizaje del avión, provocando dolor de oídos, obstrucción nasal y mareo. Los niños son especialmente sensibles a estos cambios.

Evita el dolor de oídos dándoles algo de masticar y beber durante el despegue y aterrizaje, como zumos, agua, aperitivos o chucherías. De ese modo los cambios de presión no les afectarán tanto. 

El vuelo es muy largo, y los niños seguirán expuestos a los cambios de presión. Deben tomar líquidos y sólidos de vez en cuando; además, comer algo que les guste les mantendrá entretenidos.

Demuéstrales que volar es algo genial

Volar es algo emocionante, sobre todo para los niños. Utiliza esa sensación para hacer que el viaje les resulte más divertido y entretenido. Para que la experiencia sea más completa, reserva asientos de ventanilla.

Puedes hacer una cuenta atrás para el despegue con ellos. Señálales las casas, las carreteras y las montañas desde la ventanilla. Además, no olvides recordarles que están volando como hacen sus superhéroes favoritos.

La curiosidad de los niños es ilimitada: aprovéchala. Explícales durante el vuelo cómo funcionan los aviones, la altura a la que os encontráis, la temperatura del exterior y todas las peculiaridades de esta experiencia.

¿Quieres superar el miedo a volar? Te ofrecemos una serie de consejos para conseguirlo.

Con AXA Assistance tendrás la mejor cobertura para tus vacaciones y desplazamientos. Contrata ya tu seguro de viajes y disfruta de la máxima tranquilidad.









Artículos relacionados

CALCULA TU SEGURO

Origen            España

Destino

Salida

Regreso

Fecha del viaje
Total personas aseguradas
+
-
Asegurados mayores de 65 años
+
-

Cargando