Cómo disfrutar de París en un fin de semana

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Viaja tranquilo con nosotros

Cómo disfrutar de París en un fin de semana

martes, 22 de septiembre de 2015

Cómo disfrutar de París en un fin de semana

¿Preparas una escapada a París, y quieres saber cómo sacarle todo el partido? Te ofrecemos una guía detallada, para vivir una vista inolvidable a la capital francesa.

Primer día

·  Lo habitual en este tipo de escapadas es aterrizar en Paris en torno al mediodía del viernes. Llegar al hotel, hacer el check-in, dejar las maletas y tomar un respiro nos lleva a la media tarde, pero aún tienes tiempo de comenzar tu toma de contacto con la ciudad.

·  Coge el metro y viaja hasta la parada de Trocadero. Objetivo: los Campos de Marte y la Torre Eiffel. Desde el Trocadero se llega a la base de la Torre, donde se venden las entradas. Consigue una para la tercera planta y sube al mirador más elevado: vas a disfrutar de una vista impresionante de la ciudad.

·  Tras la Torre Eiffel, ¿qué tal cenar en el barrio latino? Es una de las zonas más animadas y asequibles de París, y está a poca distancia de los Campos de Marte: puedes coger el tren RER desde allí hasta la parada de Saint-Michel – Notre Dame.

·  Desde el Barrio Latino, a través de la Île de la Cité, podréis cruzar el Sena por cualquiera de sus bonitos puentes. Así llegaréis a Notre Dame, iluminada de noche, y contemplar la belleza de esta impresionante catedral gótica.

Segundo día

·  A eso de las de 9:00/10:00 debes estar rumbo a la iglesia de Los Inválidos, cerca del metro del mismo nombre (Invalides). ¿Sabías que bajo la cúpula de esta iglesia se encuentra la tumba de Napoleón?

·  Desde la explanada de Los Inválidos se accede al majestuoso puente de Alejandro III, muy próximos a los encantadores Grand Palais y Petit Palais. Al avanzar por la Avenida Churchill se llega a otro lugar indispensable: los Campos Elíseos, que acogen el célebre Arco del Triunfo. ¡No dejes de subir a él para disfrutar de las vistas!

·  Caminando desde los Campos Elíseos llegarás a la Plaza de la Concordia, lugar presidido por el enorme Obelisco de Lúxor. Desde aquí tienes dos opciones, a cual más atractiva. Al este se pueden visitar los Jardines de las Tullerías, de estilo florentino y que datan del siglo XVI. Y al norte de la plaza se llega a la Iglesia de la Madeleine, original del siglo XVIII y cuya fachada remite a los templos clásicos de la Antigua Grecia.

·  A poca distancia de las Tullerías está el Museo del Louvre. Casi 40.000 obras de arte aguardan tu visita, pero procura ser selectivo o podrías perder todo el día entre sus maravillas.

·  Es hora de ir a Montmartre, bien bajando en la estación de metro de Blanche, o caminando por la Rue Montmartre. Con el funicular llegarás a la cima de esta colina, y contemplar París desde 130 metros de altura. No pases por alto la Basílica del Sagrado Corazón, una alucinante obra construida entre los siglos XIX y XX.

·  Baja por Montmartre hasta la plaza Blanche, sede del famoso Moulin Rouge. El espectáculo tiene lugar a las 23:00, así que aprovechad para cenar o tomar una copa en cualquiera de los locales de la zona.

Tercer día

·  Si en tu visita nocturna a Notre Dame te quedaste con ganas de subir a las torres, este es tu momento. Eso sí: madruga para ser de los primeros en la fila, a eso de las 9:30, o de lo contrario tendrás que esperar una hora de cola.

·  Desde la plaza de Notre Dame se llega a la Place Louis Lépine, donde se celebra a diario el Mercado de las Plantas, que el domingo incluye puestos de pájaros.

·  Tras cruzar el Boulevard du Palais puedes recorrer Sant Michel, una de las zonas más animadas de París. Al final de este bulevar está la Rue Soufflot, donde se encuentra el Panteón. En esta obra del siglo XIX se combina la sencillez de la arquitectura gótica con la majestuosidad de la arquitectura griega.

·  Sin salir de la Rue Soufflot se llega a los Jardines de Luxemburgo, perfectos para un relajante paseo en tu último día en París. Diseñados en 1615 por María de Médicis, estos jardines rodean el Palacio de Luxemburgo, sede del Senado francés.

·  Hora de comer: retrocede por el Boulevard Saint-Michel para llegar a las calles junto al Sena. Disfruta de las vistas al río mientras tomas tu almuerzo, en cualquiera de sus exquisitos restaurantes. Después podrás volver tranquilamente a tu hotel, antes de despedirte (por el momento) de la Ciudad de la Luz.

Y si quieres unas vacaciones perfectas, te contamos todo lo que necesitas hacer para disfrutar de París y Disneyland París.

Viaja a Europa con las mejores coberturas, gracias a AXA Assistance. Contrata ya tu seguro de viaje Visa Schengen y tendrás toda la tranquilidad que necesitas en tus vacaciones y desplazamientos.









Artículos relacionados

Calcula tu seguro

Origen

Destino

Salida Regreso
Fecha del viaje
Total personas aseguradas
+
-

Cargando